Estados Unidos inicia el retiro de sus tropas en Siria

Estados Unidos inicia el retiro de sus tropas en Siria

Estados Unidos ha empezado el proceso de retirada de tropas de Siria, según ha anunciado el viernes el coronel Sean Ryan, portavoz de la coalición militar liderada por Washington contra el Estado Islámico (EI).

Por motivos de seguridad no se revelarán los plazos, lugares ni movimientos de las tropas, agregó.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que vigila el conflicto en Siria a través de una red de activistas en territorio sirio, dijo que el retiro inició el jueves por la noche.

"El jueves, algunas fuerzas estadounidenses se retiraron de la base militar de Rmeilan, en la provincia de Hasaka", afirmó Rami Abdel Rahman, jefe de la organización, precisando que se trata de "la primera retirada de este tipo" desde el anuncio de Trump.

La decisión de la salida de las tropas estadounidenses no fue bien recibida por las FSD, que consideran que el grupo terrorista no ha sido vencido por completo y podría resurgir con la retirada de la coalición.

La coalición internacional antiyihadista fue creada en 2014, tras la fulgurante emergencia del EI en Siria y su conquista de grandes zonas en este país y el vecino Irak, creando ahí un autoproclamado califato a caballo entre ambas naciones. De momento no se sabe si el inicio de retirada incluye también a las tropas francesas y británicas desplegadas en el terreno. El secretario de Estado Mike Pompeo, quien realiza una gira por la región, también buscó asegurar a los kurdos que estarán a salvo después de que las tropas estadounidenses se retiren del país.

"Vamos a discutir la decisión del presidente de retirarse, pero para hacerlo desde el noreste de Siria de una manera que garantice que ISIS (acrónimo en inglés del Estado Islámico) sea derrotado y no pueda revivir y convertirse en una amenaza nuevamente", dijo Bolton al reunirse con el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu, en Jerusalén.

Han tenido que ampararse en el régimen de Damasco -a costa de sus planes de mayor autonomía en el norte del país- para garantizar su supervivencia frente a las amenazas turcas.

Esta retirada, anunciada por sorpresa en diciembre por Donald Trump, se percibe por algunos observadores como la muestra de las contradicciones de la estrategia de su administración, o incluso la ausencia de estrategia, según sus detractores.